viernes, 27 de junio de 2008

España ya esta en LA FINAL ¡¡¡¡¡PODEMOS !!!!!


Maravilloso partido de España, que machaca a Rusia y jugará la final contra Alemania
Un equipo imponente, con trazos de los más grandes, dejó una huella imborrable en Viena, donde hizo claudicar sin remedio a Rusia, que aspiraba por méritos propios a regresar a la realeza del fútbol. La mejor España que se recuerda le cerró cualquier posibilidad de ingreso tras un ejercicio impecable de principio a fin. Con una madurez extraordinaria, la selección no tuvo un reproche. Aplicada mientras el partido se cocinaba, España supo imponer su talento hasta resultar abrumadora para su rival, al que sacó de rueda desde el inicio del choque.

La Rusia pletórica que impactó contra Holanda quedó sometida por el desparpajo español, por su sentido colectivo del juego, por su capacidad de gobierno y su mayor sutileza. La consecuencia fue una goleada que rescata a España tras años de baldío, tras dos décadas largas en el lodo. De este equipo cabe esperar que no deserte ni en la final, por mucho que Alemania difunda sus volúmenes de historia. A este grupo de futbolistas españoles no le delatan victimismos del pasado. Hoy los jugadores se sienten protagonistas frente a la subsidiaria posición de otras generaciones ante seleccionadores de mayor pose. Luis ha logrado que cohabite un equipo con mayúsculas que está a un paso de cantar bingo 44 años después.

España aumentó de forma considerable la cadencia de juego, un reclamo de Luis. Xavi se desligó de Senna, de nuevo impecable como sostén, y abrió el angular. Él mismo se descolgó en varias ocasiones hasta el balcón del área rusa, preludio del gol que entronizaría a la selección. Al acelerón español respecto a los partidos precedentes ayudó la tormenta: la pelota tuvo otra marcha y España no fue tan arrítmica. La selección se desplegó sin demora, sin intención de anestesiar el juego, más decidida de lo habitual, con la clara vocación de medir a los defensas de Hiddink, la parte más débil del equipo. Torres y Villa percutían una y otra vez contra los centrales, dos vigas de movimientos algo toscos. Los arietes españoles les retaron de espaldas y en carrera, pero les faltó un punto de precisión. Rusia, por su parte, mantenía la misma hipótesis de trabajo que España: atacar. Eso sí, la vanguardia no es la misma. Es una ofensiva más coral. A partir de Pavlyuchenko, que actúa de boya, el resto acude al asalto como un acordeón. Pero a Rusia le faltó la lámpara de Arshavin, prisionero de Senna, que le dejó a la intemperie todo el encuentro. Definitivamente, en el pivote del Villarreal, España ha encontrado un ancla idónea para su delicado estilo de juego. A su alrededor, futbolistas como Silva, Xavi, Iniesta y Cesc pueden flotar.

1 comentario:

filomeno2006 dijo...

Los "atléticos" Torres y Aragonés, artífices de la victoria de España en Viena